Imprimir

4 DE COPAS

Con dos goles en contra de Néstor López (el 4 de Barracas) y otro de Romero, Defensores de Belgrano logró un importantísimo triunfo en su visita a Barracas, con el que alcanzó a Morón (empató con Chicago nuestro próximo rival) en los promedios y la punta del Campeonato (esperando por el resultado de Almagro).
Tarde de sol ideal para ir a ver una nueva final de estas 40 que jugará el Dragón en la temporada 2013/14.
Aunque es odioso, es inevitable dejar de comparar a este equipo con los de las últimas dos temporadas. Porque así como aquellos nos hacían esperar un milagro para conseguir algún punto, este muy por el contrario nos hace llegar, al estadio que sea, con la tranquilidad de que van a dejar todo para que los 3 puntos se vengan para el Bajo Núñez.
Este equipo tiene muchísima personalidad, impone respeto y presencia desde que se los ve ingresar al campo de juego. Cabeza en alto, el pecho inflado (como orgullosos de vestir la rojinegra), arenga constante entre ellos, como para que nadie dude ni por un instante para que salen a la cancha. Hay compromiso de todos y cada uno de los integrantes del plantel, acompañado desde afuera, porque no están solos y lo saben, la gente cree en ellos y acompaña, porque el Dragón va a todos lados, en las buenas y en las malas mucho más. Este combo de plantel y todos nosotros hace que Defensores comience a ser paradójicamente el equipo al que todos quieren ganarle, pero nadie quiere enfrentar.

Porque si lo vas a buscar, te mata de contra, si lo esperas te enloquece y te llega por todos lados y si intentas jugarle de igual a igual, no te da la nafta, porque nos sobran huevos.

Entonces de una manera u otra, Defensores siempre es el que está más cerca del triunfo, a veces se consigue y otras no.
Pero nunca vas a sacarle algún punto porque se resignó a conseguirlo.

Por eso pese a que las dos primeras situaciones de peligro las generó Barracas en los 5’ iniciales, los dirigidos por Fito Della Pica se acomodaron enseguida en el terreno y a los 10’, en el segundo desborde en ataque, llegó el centro al área de Serrano para que el 4 de Barracas, Nestor López, de pecho y en total soledad la mande al fondo de la red, pero de su propio arco, comenzando así una de sus peores tardes dentro de un campo de juego.

Defensores comenzó a hacer diferencia por la banda derecha, la excelente tarea de Luis Monge tanto en la recuperación como colaborando en ataque fueron determinantes para que entre él y Serrano se hicieran un festín por ese lado. A pesar de que el Rojinegro era más, los de Kopriva llegaron al empate a los 19’ con un tiro libre de Leandro Puig, luego de una falta inventada por el árbitro.

El Dragón siguió como si no hubiera acusado el golpe, manejaba la pelota y comenzaron a crecer las figuras de Sosa, Colitto y Bueno, sumado a lo que ya venían haciendo Monge y Serrano, Defe superaba a su rival pero necesitaba plasmarlo en la red.

Fue así que en un corner muy bien ejecutado por Colitto y luego del cabezazo de Goux la pelota se desvía nuevamente en el 4 de Barracas para vencer a un arquero que ya miraba a su compañero como a su peor enemigo. Defensores siguió siendo dueño de las acciones, Sosa y Porcel recuperaban todo en el medio, Colitto y Bueno comenzaron a asociarse por un lado y Monge y Serrano hacían lo suyo por el otro.

El Dragón era más y merecía ampliar la ventaja. Una buena combinación entre Monge y Serrano termina con un excelente centro del 4 que intercepta de arremetida Romero pero la pelota se va por arriba del travesaño y por muy poco no es gol.

Para le segunda parte, Defensores se mantuvo sereno y calmo, sabiendo que estaba haciendo las cosas bien. A los 6’ pelotazo para Romero que le gana en velocidad a su marcador y define el mano a mano con categoría, marcando el 3-1 para Defe.

Ahora sí se Defe replegó un poco, tranquilo con la diferencia. Si bien los de Barracas llegaron en un par de oportunidades con peligro, Defe de contra también molestaba y avisaba. A los 10’, Néstor López, el 4 de Barracas vio la roja como corolario de una tarde nefasta, luego de una terrible infracción a Pablito Bueno (nuevamente de gran tarea). A los 27’ descuenta Eduardo Berón para Barracas, y desde ahí el local se vino con todo lo que pudo, que no fue mucho. Llenó el área de centros, lo que agrandaba y facilitaba la tarea de nuestros centrales, terminando siendo mucho menos peligroso de lo que aparentaba.

Defensores tuvo un par de contras para liquidarlo, pero la suerte de ambos ya estaba echada. Otro triunfo de Defe, con momentos de buen fútbol, pero por sobre todas las cosas basado en el esfuerzo, la garra, la entrega, la personalidad de un equipo que poco a poco y escalón a escalón va comenzando a convertirse en algo realmente serio.

Gustavo (chino) Carmona
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.