Imprimir

CON LOS HUEVOS DEL EQUIPO…

Y con los huevos de la hinchada, Defensores le ganó sobre la hora por 1 a 0 a Italiano en el Pasquale, con gol de Luciano Goux y todo el empuje de su gente y sigue prendido en la lucha a dos puntos de Brown de Adrogué.

Estos partidos nos marcan a todos, a los que estamos afuera y a los que estamos adentro. A los que pelean cada pelota como si fuera la última así no estés jugando un buen partido y a los que nos vamos a casa con las gargantas deshechas por alentar sin descanso durante los 90’.



Defensores no sólo ganó un partido difícil en el que no pudo desplegar un buen juego ante un rival, que fiel al estilo Passini, se preocupa más por no perder y no dejarte jugar que por otra cosa, no sólo se reafirma como escolta del puntero sin perderle pisada, no sólo estiró su invicto en el Bajo a 23 partidos sin conocer la derrota. El Dragón ayer confirmó que esa comunión entre el adentro y el afuera no sólo está intacta sino que está más fuerte que nunca.

Defe no jugó un buen partido, nunca se sintió cómodo con el planteo de Italiano, pero jamás se resignó a buscar el triunfo y tuvo su premio en casi la última jugada del partido. Emociona la entrega de estos muchachos, juegan con el corazón, dejando la piel y el alma en cada pelota, se ve y se siente el sentido de pertenencia que tienen con Defensores, muchos de ellos sin haber nacido en el club y con años de trayectoria en el fútbol y que hoy han adoptado a Defensores como su casa, como su lugar en el mundo igual que los que vienen de inferiores y eso lo vemos y lo sentimos todos desde la tribuna.

Me vas a decir, no vas a hablar del partido???

No vas a analizar el desarrollo del juego o por qué Defe no jugó bien???

No, hoy no voy a hablar del partido, hoy sólo dejo volar a mi corazón y voy a hablar de que este Defensores refuerza y alimenta la unión entre el adentro y el afuera cada día más. Porque Defe lo ganó al final cuando más lo fue a buscar sin bajar los brazos, en sintonía con un estadio que en su totalidad no dejaba de alentar y gritar desde todos los sectores. Porque estos tipos que dejan todo contagian su entrega a la gente. Y esta gente que deja todo en la tribuna contagia a estos tipos que están adentro.

Este plantel (cuerpo técnico incluido, obviamente) ha logrado ganarse el corazón de los Defensoristas a base de sangre, sudor, tristezas y alegrías. Por eso es justo hoy hacer este reconocimiento, después de un partido, que como pocas veces se ve, se ha ganado tanto adentro como afuera.

Quién de nosotros no se ha ido a dormir con el pecho inflado de haber dejado todo en la cancha???

Y cuando hablo de nosotros, hablo realmente de todos nosotros, los que están adentro y los que estamos afuera. Porque estos partidos los ganamos todos y de eso ya no nos quedan dudas.

Ya habrá tiempo para hablar en que estamos fallando futbolísticamente y ya se encargará de corregir los errores Fito Della Pica, el conductor de este Dragón que no deja de echar fuego. Y no dudo en que lo consiga, porque cuando la pasión, la entrega, el compromiso y el profesionalismo por lo que se hace son los abanderados de un plantel las cosas que fallan son más fáciles de arreglar.

Hoy disfrutemos de este presente, disfrutemos de este equipo que ya no tengo dudas es de los mas queridos por la gente en la historia del club. Estos muchachos han logrado ganarse un público de paladar negro, a base de entrega y sacrificio. Porque todos queremos y soñamos con golear y ser una maquinita todos los partidos, pero hoy en un fútbol en el que la mayoría priorizan sus contratos o se conforman con estar cómodos, encontrar un plantel de verdaderos hombres con una entrega que eriza la piel, que no se conforma con lo conseguido, que sigue teniendo hambre de gloria y que te devuelva la remera empapada de transpiración, no es común y eso inevitablemente logra conmover hasta el corazón más duro.

Por eso hoy más que nunca… CON LOS HUEVOS DEL EQUIPO Y CON LOS HUEVOS DE LA HINCHADA…

Gustavo (Chino) Carmona
@GusChinoCarmona